Diosanjana

Esas botellucas que nunca faltan encima de la mesa después de una buena comida, esa fiesta que se celebra en noviembre reconociendo y valorando tan duro trabajo por parte de los orujeros, y sobre todo, el orgullo que sentimos allá donde vayamos si vemos una botella de nuestra tierruca.

Pues bien, desde nuestra humilde posición y para que nos conozcáis un poco más, queremos hablaros de nuestra orujera; Diosanjana. Nos podemos remontar a muchos años atrás, cuando este trabajo le desempeñaban nuestros abuelos. Y es que fueron ellos los que pusieron gran ilusión, esfuerzo y ganas, para que este producto que tanto distingue a Liébana, siguiese adelante y se diese a conocer en el mundo entero. Así pues, con el paso de los años, se ha dado una sucesión de generación en generación, un negocio familiar y de tradición.

¡Qué orgullosos estarían nuestros mayores si viesen que continuamos con el legado que ellos nos dejaron!
Nos dedicamos a fabricar el aguardiente de orujo de una manera tradicional, como aprendimos hace años. Para ellos utilizamos nuestros mejores cultivos de vid, la alquitara, y mucha paciencia y tesón, porque lo que se hace con cariño, luego sabe mejor.

Así que desde aquí, os animamos a que nos visitéis y a que probéis nuestro orujo, nosotros estaremos encantados de atenderos y explicaros todo el proceso.

Logotipo orujera Diosanjana